motorsport-topics.com

Sheldon van der Linde, la grata sorpresa del DTM 2019

Sheldon van der Linde es actualmente el rookie mejor clasificado en el DTM, pero, sobre todo, es la forma en que ha logrado sus resultados lo que impresiona.

Después de solo dos fines de semana de carrera, Van der Linde ya tiene una pole position, la de la segunda carrera en Zolder.

Con tan solo 20 años, necesita hacerse como piloto, pero ¿quién no lo necesita a esa edad? En la segunda carrera en Zolder, tuvo que dar su brazo a torcer ante dos veteranos Jamie Green y Mike Rockenfeller, perdiendo la opción de podio, aunque lo hubiera merecido. Pero eso es solo una pequeña cosa que no debe distraer a su impresionante rendimiento general.

Un entusiasmo deportivo nacional.

Si hay dos cosas que apasionan a los sudafricanos, probablemente sea un buen “braai” (lo que conocemos como barbacoa) y el deporte.

El fútbol, el cricket y el rugby son los deportes más populares, pero Sudáfrica siempre ha tenido un gran interés en el motorsport. “Race is something that we do, regardless of what race we are”, sigue siendo una declaración conmovedora en el sitio web de Motorsport South Africa, el órgano rector de la nación.

 

Una cosa de familias

El automovilismo es a menudo algo familiar en Sudáfrica. Tomas y Toby, los dos hijos de Jody Scheckter, los Aberdeins, Jonathan también está en el DTM. Y luego está los van der Lindes.

El abuelo, Hennie van der Linde participó en carreras de turismos en los años 70 y 80. Su hijo Shaun van der Linde siguió sus pasos y también tuvo éxito con BMW. Su sobrino Etienne pilotaba fórmulas y sus hijos Kelvin y Sheldon continuaron la tradición familiar. Ambos comenzaron en carreras “monomarca” y luego subieron a la clase GT3, los dos con Audi.   

 

Después de los éxitos en el karting, van der Linde en 2014 ganó de inmediato el título en su primera temporada en la Copa Volkswagen Polo de Sudáfrica, repitiendo triunfo el año siguiente.

Al igual que su hermano y muchos sudafricanos en el pasado, decidió continuar su carrera en Europa. En 2016, finalizó cuarto en la Audi TT Cup, en 2017 estuvo en las ADAC TCR Alemania, donde ocupó el tercer lugar con un Audi RS 3 LMS.

Los GT3 fueron el siguiente paso. Junto con su hermano Kelvin, Sheldon van der Linde terminó su primera temporada en el ADAC GT Masters en el segundo lugar. “Sin embargo, mi objetivo era estar en el DTM”, admite.

El camino hacia el DTM.

En el verano del año pasado, visitó la sede de BMW Motorsport en Munich. Recibió una invitación al test de novatos en Jerez. Poco después, fue contratado como piloto de fábrica.

“Ese era el sueño para mí durante muchos años”, explica. “Cuando estas corriendo en un circuito, sientes el entusiasmo de los fans. Eso también es una responsabilidad. Me siento muy cómodo con BMW. Es mi nuevo hogar, fui muy bien recibido y encontré mi camino desde el principio “.

Junto con su hermano mayor, Kelvin, tienen un piso en Kempten en Allgäu. ¿Hubo rivalidad entre los dos para ver quien seria el primero en llegar al DTM? “No, en realidad no”, dice. “Audi no tenía un asiento de piloto gratis este año, así que tuve que buscar otro sitio. Kelvin, sin embargo, decidió quedarse con Audi. Ambos queríamos entrar en el DTM. Diría que ahora estamos casi al mismo nivel, pero tuve la suerte de que firmar con BMW. Estoy muy agradecido por esta oportunidad. Por supuesto, es genial poder continuar la tradición familiar con BMW. ¡Veo un largo futuro allí para mí!.”

En la primera carrera de la temporada en Hockenheim, van der Linde ya confirmó la confianza que BMW le había otorgado con un sexto lugar y, por lo tanto, sus primeros puntos en su primera carrera en la serie. En Zolder en su cuarta carrera del DTM partía desde la pole position.

En la carrera mantuvo la tercera posición hasta la última vuelta, pero Jamie Green y Mike Rockenfeller, ambos con los neumáticos más frescos, le adelantaron.

Van der Linde mantuvo en la quinta posición. “Por supuesto, un podio hubiera sido genial”, dice con una sonrisa. “Pero podemos estar satisfechos. Esta actuación nos da mucha motivación “.

 

Tras las huellas de un campeón.

Cabe destacar que la carrera de van der Linde tiene mucho en común con la de otro piloto de DTM, el del campeón de 2017 René Rast. Entre otras cosas comparten el mismo manager, Dennis Rosteck.

“René y yo somos buenos amigos, a menudo hablamos de muchas cosas, tanto en el deporte del motor como en otros temas. Junto con Dennis también tenemos un pequeño grupo de WhatsApp. ¡Pero en la pista cada una va por lo suyo! “

El jefe de su equipo, Bart Mampaey, también está satisfecho con el desempeño de su protegido: “Sheldon no solo tiene una gran habilidad para pilotar, sino que también ha demostrado que aprende rápido y eso es muy importante. Desde el principio, ha sido uno más en nuestro equipo y, es como una esponja, asimila todo muy rápido. Es genial tenerlo en nuestro equipo y trabajar con él “.

Van der Linde ha impresionado hasta ahora a todos los observadores, pero no deja que los primeros éxitos los influyan. “Todavía soy un novato”, admite. “Sé que todavía tengo mucho que aprender. Por suerte sé que la velocidad está ahí. Así que estoy deseando que lleguen las próximas carreras “.

You must be logged in to post a comment Login